Etiqueta: La lluvia amarilla

“La lluvia amarilla” de Julio Llamazares. Por José Sahagún Sahagún

Hoy voy a inaugurar una nueva sección; relecturas de Los libros de nuestras vidas, no estoy para mis libros chungos y jodidos que tanto me gustan y rememoro una de las mejores lecturas de mi vida de lector. Siempre hay que buscar el lado positivo de todo.

Tenía que empezar con mi Julio Llamazares y su OBRA MAESTRA La lluvia amarilla, mi paisano de León sabe muy bien de lo que habla siempre, nació en Vegarada, un pueblo de la montaña leonesa inundado para hacer el pantano de Juan Benet.

La historia nos la sitúa en Ainielle, pueblo abandonado del pirineo aragonés y de su último habitante, Andrés que, acompañado por su inseparable perra, ve como el paso del tiempo y de la lluvia borra toda huella de esperanza y de vida y arrastra con cada gota a todos los habitantes a una muerte segura.

La Soledad es otro de los protagonistas de la novela, una soledad que deja al desnudo los pensamientos, los miedos, las amarguras de haber enterrado una hija y encontrar el cadáver de su mujer en el molino cerca de su casa.

Todo un Grito al abandono sistemático que hemos venido sufriendo en esta España ciega y gobernada por mediocres que han mirando como el éxodo rural mataba las raíces de un país y a todos sus habitantes sin hacer absolutamente NADA.

OBRA MAESTRA ABSOLUTA

José Sahagún Sahagún

La lluvia amarilla de Julio Llamazares

Sinopsis de La lluvia amarilla:

Andrés es el último habitante de Ainielle, un pueblo abandonado del Pirineo aragonés. Entre «la lluvia amarilla» de las hojas del otoño que se equipara al fluir del tiempo y la memoria, o en la blancura alucinante de la nieve, la voz del narrador, a las puertas de la muerte, nos evoca a otros habitantes desaparecidos del pueblo y nos enfrenta a los extravíos de su mente y a las discontinuidades de su percepción en el villorrio fantasma del que se ha enseñoreado la soledad. 

Publicada en 1988 y convertida hoy en un long seller, La lluvia amarilla es un símbolo del éxodo rural, una novela fundamental de la literatura española reciente que consagró a Julio Llamazares como uno de nuestros más valiosos narradores. 

Con motivo del vigésimoquinto aniversario de su publicación, esta edición conmemorativa incluye un prólogo de Julio Llamazares.

Julio Llamazares

Vegamián, León, 1955

Julio Llamazares nació en el desaparecido pueblo de Vegamián (León) en 1955. Licenciado en Derecho, abandonó muy pronto el ejercicio de la abogacía para dedicarse al periodismo escrito, radiofónico y televisivo en Madrid, ciudad donde reside. Ha publicado dos libros de poemas, La lentitud de los bueyes (1979) y Memoria de la nieve (1982), que obtuvo el Premio Jorge Guillén, y un insólito ensayo narrativo: El entierro de Genarín (1981). Ha reunido sus principales artículos en el volumen En Babia (Seix Barral, 1991). Es autor de las novelas Luna de lobos (Seix Barral, 1985), La lluvia amarilla (Seix Barral, 1988) y Escenas de cine mudo (Seix Barral, 1993), que le han situado entre las figuras más destacadas de la narrativa española actual.

Julio Llamazares. Foto: https://www.elpollourbano.es